928 122 019

fresas

Propiedades y beneficios de las Fresas

Desde antaño, las primeras fresas de la temporada empiezan a darse en marzo y nos anuncian el fin del invierno y la llegada del buen tiempo, y se prolongan hasta julio. Crecen a la sombra de los encinares, hayedos y robledales, pero también aparecen al borde de los caminos que son húmedos y junto a los setos. Hoy os proponemos darle la bienvenida a la temporada de fresas conociéndolas un poco mejor.

Los frutos rojos y sus propiedades ¡buenos para todo!

Lo que más llama la atención de los frutos rojos es su apariencia. Sin embargo, son mucho más que una ‘cara bonita’. ¿Quieres descubrir todo lo que te pueden aportar? ¡Sigue leyendo!

En el grupo denominado como frutos rojos o frutos del bosque nos encontramos, entre otros, con las grosellas, las endrinas, las frambuesas, las moras (tanto las de zarza como las de árbol) o los arándanos, todos ellos suelen ser silvestres. Pero, también con las fresas, los fresones y las cerezas, que son de cultivo. Aunque hoy en día existen cultivos de todos ellos, por lo que los puedes encontrar en Supermercados Bolaños frescos e, incluso, ¡congelados!

Los frutos rojos y sus propiedades

Su color rojo o morado y su sabor ácido nos dan pistas de sus componentes. Como ocurre con el vino tinto, los taninos son los responsables de ese color, tienen propiedades astringentes, antiinflamatorias y antioxidantes. Lo más destacable dentro de sus componentes es su alto contenido en vitamina C y E. Además, son una gran fuente de fibra y contienen muy pocas calorías y grasas. Pero, desgranemos uno a uno:

Fresa y fresón. Un tazón de esta fruta contiene toda la vitamina C que necesita tu organismo. También te aporta otras vitaminas como la E, K y las del grupo B. Tiene un ácido que neutraliza los efectos del tabaco. De todos los frutos rojos es el que mayor poder antioxidante tiene.

Cerezas. Tienen un porcentaje de azúcar elevado por lo que su consumo debe ser moderado. Las cerezas destacan por su contenido en ácido elágico conocido por evitar la proliferación de las células cancerígenas. Tienen un efecto diurético y ayudan a combatir el ácido úrico y el dolor en las articulaciones.

Grosellas. Son conocidas porque son una gran fuente de vitamina C, más aún que las naranjas, sin tener ese sabor tan ácido que caracteriza a los cítricos. Favorecen la circulación sanguínea y la estabilidad del sistema vascular.

Endrinas. ¿Sabes qué famoso licor se elabora con este fruto silvestre? ¡El pacharán! Como el resto de los frutos del bosque su aporte en hidratos de carbono es escaso. Mientras que te ofrece una gran cantidad de fibra, que favorece el tránsito intestinal. Su acción antioxidante es altísimo, por efecto de los antocianos, carotenoides y la vitamina C.

Frambuesas. Además de las propiedades del resto de frutos rojos, las frambuesas ayudan a combatir el dolor menstrual.

Moras. Su especialidad es que ayuda a reducir el colesterol LDL y a aumentar el colesterol HDL. Ayuda a prevenir las enfermedades cardiovasculares y a reducir el riesgo de arterioesclerosis. Por supuesto, también evita los resfriados gracias a su alto contenido en vitamina C y tiene un gran poder antioxidante.

Arándanos. Gracias a su contenido en proantocianidinas, actúa como un antibiótico natural. Se recomiendan para luchar contra las infecciones de las vías urinarias. Mejoran la circulación, ayudan a combatir algunos tipos de cáncer, favorecen la regulación de los niveles de colesterol y son un gran antioxidante.

Como puedes ver, no son solo unos frutos bonitos, también te ofrecen múltiples beneficios para tu salud. Además, están riquísimos y quedan ideales en tus postres y ensaladas. ¡Imposible resistirse a los frutos rojos!

Gazpacho de Fresas

En Grupo Bolaños te ayudamos a elaborar recetas de cocina muy fáciles y sanas, con gran variedad de recetas, primeros platos y postres.

En verano nos encantan las recetas fresquitas, por eso te presentamos una variación del tradicional gazpacho mucho más refrescante y dulce.

Fruta de Verano

Ya entrados de lleno en el verano es lógico sentir constantemente la necesidad de tomar cosas frescas, tu cuerpo te lo pide para poder hidratarse y refrescarse, ¿y qué mejor opción para eso que la fruta?

Ya sea entera o a trozos, a mordiscos o exprimida, en postres o mermelada casera, es perfecta para quitarnos la sed.