928 122 019

¿Qué cenar en Navidad y Nochebuena?

Un año más, y casi sin darnos cuenta, la Navidad está de nuevo con nosotros. Son días de fiesta llenos de tradiciones para compartir, en los que nos reunimos con la familia y los amigos alrededor de la mesa. Hay muchas comidas y cenas que celebrar, desde Nochebuena hasta el día de Reyes, y a todos nos toca antes o después recibir invitados en casa. ¿Vas a ser anfitrión este año y no sabes cómo planificar tu menú de Navidad? No te agobies, en Supermercados Grupo Bolaños además de encontrar productos frescos y de temporada para tu cena, te ayudamos a organizar la fiesta en casa con ideas muy sencillas para que todo salga perfecto.

Recuperando el espíritu navideño

Sea o no tu primera vez recibiendo invitados para comer o cenar en las fiestas, empieza tomándote las cosas con calma. Antes de volvernos locos comprando como si no hubiera un mañana, es buena idea pararnos a pensar en el verdadero sentido de la Navidad. Aunque suene a cliché o ñoñería, hay que recuperar el espíritu navideño y no dejar que la vorágine consumista nos absorba. Claro que queremos celebrarlo por todo lo alto y dar lo mejor a los invitados, pero al final lo importante es poder compartir estos días con ellos y crear momentos especiales para el recuerdo.

La presión por preparar la fiesta y el menú perfecto a veces nos supera y pecamos de excesos. Pero para tener la Navidad perfecta no hace falta arruinarse con la lista de la compra o pasarse horas y horas encerrados en la cocina, ni tampoco hay que atiborrar a los comensales. No dejes que las prisas, el estrés y los preparativos de última hora te estropeen estos días, la clave está en saber cómo planificar un menú sin volvernos locos. Al final, todo se trata de aplicar un poco de coherencia y tener sentido común, priorizando el disfrutar sin necesidad de darse atracones.

Qué menú poner en Navidad

No importa si vas a servir la cena de Nochebuena o la comida de Año Nuevo, lo primordial es la organización y no dejarlo todo para el último minuto. Las prisas son malas consejeras y también pueden afectar al bolsillo. Antes de nada, coge papel y boli; ¿cuántos vais a ser en la mesa? ¿Habrá niños pequeños? ¿Hay alguien con alergias o intolerancias, o quizá vegetarianos?

•  Un buen menú se compone de aperitivos, entrantes o primeros platos, plato principal y postre. Apuesta por la calidad y no por la cantidad, piensa en raciones moderadas.

•   Busca el equilibrio y prioriza los productos más ligeros y las técnicas de cocina más saludables. Incluye abundantes verduras, no abuses de fritos y salsas, etc. Por ejemplo, si el plato principal va a ser carne, puedes servir de entrante una sopa de pescado.

•   Los mariscos y pescados siempre son más ligeros que embutidos y carnes, y se agradecen más sobre todo en las cenas, como una buena lubina. Los asados tradicionales, de cordero o pavo, se pueden servir con una guarnición de verduras o ensalada, y en lugar de una bandeja llena de embutidos diferentes apuesta mejor por un buen jamón de calidad.

•   No es el momento de experimentar con recetas muy exóticas o complicadas. Confía en la tranquilidad de los platos que ya dominas y recuerda que los invitados esperan encontrarse con esos sabores tradicionales típicos de las fiestas, aunque puedes darles un toque original. Prueba a servir el típico cardo con una crema de jamón y champiñones y sorprenderás.

•   No te pases con los aperitivos o los invitados llegarán sin hambre al plato principal. Son buenas opciones los frutos secos, pinchos de verduras, marisco cocido, ensaladas ligeras, chupitos de cremas vegetales, etc.

•   Piensa en un postre ligero y refrescante, como un sorbete, manzana asada, una crema o mousse de yogur, o una macedonia fresca con zumo y un poco de helado. Considera también ofrecer infusiones y licores digestivos.

•   Recuerda servir la típica bandeja de dulces navideños en la sobremesa, pero con cabeza. No hace falta comprar de todo a lo loco, limítate a tres o cuatro variedades de turrones y mantecados o mazapán pero apuesta por la máxima calidad de algún obrador artesano. ¿Has visto ya nuestra variedad de cestas y lotes de Navidad?

Cómo planificar la velada

Una vez tengas claro el menú, anota la lista de la compra y consigue todo lo que puedas con antelación, así ahorrarás tiempo y también dinero. Los productos congelados pueden ser de la misma calidad que frescos y salen más económicos, tanto verduras como mariscos, pescados y carnes. Y hablando de congelación, hay muchos platos que puedes cocinar días o semanas antes y guardar en el congelador, como salsas, caldos, croquetas, rellenos, cremas de verduras, etc.

Recuerda que la Navidad es sinónimo de compartir y toda la familia puede colaborar en los preparativos. Haz una lista ordenada de lo que haya que comprar, cocinar y preparar hasta el día de la fiesta y asigna tareas, incluyendo a los niños, que seguro estarán encantados de ayudar. Adelanta todas las tareas que puedas el gran día, como lavar y cortar las verduras, cocer el caldo, montar los postres o preparar las bandejas de aperitivos que no requieren cocción. Las conservas de calidad son un recurso estupendo para los aperitivos si los sirves en platos o bandejas bonitos.

Mimando a los invitados

Ser anfitrión en Navidad puede suponer toda una responsabilidad. Queremos que nuestros invitados pasen una velada inolvidable y todo salga perfecto, pero lo peor que puedes hacer es obsesionarte. Recuerda que van a verte a ti y a compartir una ocasión especial con tu familia, así que no te pases todo el tiempo en la cocina o corriendo de aquí para allá. Si quieres que tus invitados se sientan como en casa lo único que necesitas es cuidar algunos detalles.

Ya tendrás tu casa con toda la decoración navideña, solo falta crear la atmósfera perfecta. Montad la mesa con tiempo para dejar todo listo, eligiendo bien el espacio para que todo el mundo se pueda mover cómodamente. Puedes decorarla como más te guste, siempre sin excesos. Un sencillo mantel blanco con toques dorados y un camino de mesa rojo con servilletas a juego puede ser perfecto. Coloca algún centro discreto y elegante con elementos naturales como flores, piñas y acebo, y pon tarjetas con los nombres de cada comensal con algún detalle navideño.

En el instagram de Bolaños Home puedes seguir más consejos e ideas decorativas para tu Navidad.

Coloca velas en rincones estratégicos y planifica la música, navideña y alegre pero que no sea estridente. Los invitados llegarán poco a poco, así que ten preparado un aperitivo de recibimiento con alguna copa de sidra o cava y refrescos. Después de la sobremesa, cuando os haya invadido el espíritu festivo, es un buen momento para entregarse a cantar villancicos entre risas, sacar juegos de mesa o ponerse nostálgicos recordando los mejores momentos de otras fiestas que hayáis vivido juntos. Y si quieres completar la experiencia, prepara regalos con alguna elaboración casera, como galletas o mermelada. Es un detalle muy especial y personal que dejará a tus invitados encantados.

Con un poco de organización y colaborando entre toda la familia, planificar un menú de Navidad no tiene por qué ser difícil o estresante. Lo fundamental es recordar que son días para dejar fuera los agobios y disfrutar en compañía de momentos para el recuerdo. Recibe a tus invitados como te gustaría que te trataran a ti y hazles sentir como en su propia casa, sin olvidar el espíritu hogareño de las fiestas. Y tú, ¿ya sabes el menú que vas a servir en Navidad?
¡Tienes muchas recetas de nuestra cocina para inspirarte!